fager-au-logo-white_1200x1200
items in cart, view bag
ads_1793-scaled

¿Por qué alternar entre diferentes embocaduras?

Por qué Fager recomienda alternar regularmente las embocaduras

En Fager recomendamos cambiar de embocadura con regularidad. Aconsejamos alternar diferentes bocados a intervalos regulares, tanto si ha encontrado algo que funciona para su caballo como si no. 

"¿Por qué arreglar algo que no está roto?" Es un dicho común, pero en esta situación hay otros factores a tener en cuenta. 

Puntos de presión y presión constante 

Imagine que monta un caballo con la misma embocadura regularmente por lo que se acostumbra a las mismas presiones y señales. Supongamos que se trata, por ejemplo, de una embocadura de tres piezas con anillas fijas y un cañón de 18 mm de diámetro. 

Llega un momento en que desea una respuesta ligeramente más rápida a la acción de las riendas para facilitar el contacto y una mayor soltura. Investigando un poco, te decides por la Fagers Sally con anillas corredizas

sallyl-1639x2048
sallyl_side-1639x2048

Durante la primera sesión de entrenamiento con Sally, ¡te llevas una grata sorpresa! Inmediatamente sientes una notable mejoría y Sally funciona exactamente como esperabas. 

A pesar de que funcione muy bien, no debe utilizar Sally de forma permanente o durante más de 5-7 días seguidos. 

¿Pero por qué no? ¡La sensación es increíble! 

Entendemos lo tentador que es cuando le encantan los resultados, pero la boca de su caballo necesita tiempo para acostumbrarse físicamente a la nueva embocadura y adaptarse a las diferentes presiones en la boca. 

¿Qué ha cambiado al optar por el diseño de Sally? 

Hay que tener en cuenta que la embocadura anterior: 

  • Tiene un cañón más grueso, con articulaciones más grandes que ocupan más espacio en la boca. 

  • Tiene anillas fijas que ayudan a estabilizar mucho más el cañón, pero crean más presión en los lados de la lengua, quizás incluso en las barras, por lo que su caballo tendrá que levantar el mismo la embocadura usando la lengua, creando así un contacto más duro al usar las riendas. 

Las ventajas del concepto y diseño de Fager: 

  • Sally es más ligero y no se siente tan pesado en la boca. 

  • Sally ocupa menos espacio en la boca, lo que permite que la lengua del caballo se mueva más. Esto puede animar a algunos caballos a jugar más con la embocadura, especialmente si el cañón tiene un rodillo o una pieza central móvil. 

  • La forma natural que crea Sally al apoyarse sobre la lengua reduce automáticamente las restricciones de movimiento y elimina la necesidad del caballo de levantar el bocado con la lengua para aliviar la presión. Esto es especialmente relevante si el caballo tiene una lengua más grande, ya que esto libera naturalmente la lengua y proporciona un ajuste más cómodo para el caballo. 

Es importante recordar que nunca se puede eliminar la presión por completo, sin embargo, se puede ajustar en qué parte de la boca se ejercerá la presión, ya sea aumentando o disminuyendo la presión en áreas específicas y moviendo el punto de presión. 

Una de las muchas ventajas sorprendentes del titanio sobre otros metales es la ligereza del mismo. Esto significa que cuando se aplica una presión constante, automáticamente se ejerce menos presión que con una embocadura más gruesa y pesada. Incluso utilizando exactamente el mismo diseño de embocadura, pero eligiendo el titanio como material en lugar del acero inoxidable, su caballo tendrá una sensación mucho más ligera. 

Se trata de un concepto relativamente sencillo, no es ciencia avanzada. 

Además del material más ligero, cada diseño y forma proporcionará diferentes puntos de presión, dependiendo de dónde su caballo prefiera recibir la presión. Aquí es donde entra en juego el diseño de Fager, que es con lo que trabajamos y lo que hace que nuestras embocaduras sean las mejores del mercado. 

En este caso, hemos desplazado la presión de la lengua a las barras. También elegimos un cañón más delgado para crear más movilidad sobre las barras. Las anillas corredizas permiten al caballo mover el bocado hacia arriba o hacia abajo para elegir dónde quiere colocar la embocadura en su boca - esto no es posible con anillas fijas. 

Si el caballo mueve mucho la embocadura, recomendamos las anillas fijas/Baby Fulmer/Loose Baucher (anillas corredizas) en lugar de las anillas corredizas que a veces pueden ser demasiado móviles para un caballo que juega o es inquieto con la embocadura. 

Estos cambios proporcionarán una presión nueva y variada en zonas a las que el caballo no está acostumbrado. Otros factores que pueden afectar a la hora de aceptar o no la embocadura y/o cómo la aceptará: 

  • La suavidad (o no) de las manos del jinete 

  • La frecuencia de uso de la embocadura. 

  • La forma de la boca 

  • El ángulo de las barras. 

  • El tamaño/grosor de la lengua. 

  • La forma del paladar. 

  • La diferencia de altura de la lengua y las barras. 

  • Si el caballo tiene mucha carne y piel en la comisura de la boca y en la mejilla y labios grandes. 

  • La sensibilidad de la comisura de la boca. 

Para mantener esa sensación increíble de la primera sesión de entrenamiento, no cambie permanentemente a la nueva embocadura, dele tiempo al caballo para que se adapte a los nuevos puntos de presión. Si empezara a utilizar la nueva embocadura inmediatamente de manera continua, en cada sesión, existe el riesgo de que se produzcan hematomas en los nuevos puntos de presión, lo que a su vez crea incomodidad y el caballo puede no atreverse a apoyarse, ya que asocia la nueva embocadura con dolor. A largo plazo, existe el riesgo potencial de que el caballo tenga un comportamiento no deseado que dé lugar a que usted culpe a la embocadura y decida no volver a utilizarlo, cuando éste no es el caso. 

Por eso le recomendamos alternar las embocaduras con regularidad. Cuando utilice una nueva embocadura, ya sea de un material diferente, con diferentes anillas o con un diseño completamente nuevo, le aconsejamos que lo cambie cada 3 sesiones de equitación (dependiendo de la frecuencia con la que monte y de la duración de cada sesión). 

Le sugerimos que continúe con este ciclo de introducción aproximadamente 2-3 meses. Es difícil dar un plazo concreto, ya que cada caballo reacciona de forma diferente, pero 2-3 meses deberían ser suficientes, dependiendo de su propia evaluación de la situación. 

Recuerde, que una embocadura encaje no es como que una herradura encaje, una embocadura requiere movilidad a distintos niveles para ser eficaz para el jinete y cómodo para el caballo.

denise-landerberg-5530-e1616054727153

Escuche siempre al caballo: 

Cada caballo es único y expresa su incomodidad en distintos grados.  Algunos reaccionarán al instante si algo no les parece bien o les resulta incómodo, mientras que otros son más estoicos y lo aceptarán durante más tiempo antes de mostrar cualquier reacción negativa externa. 

Es muy importante tener esto en cuenta: al igual que ocurre con las personas, no hay dos caballos iguales. 

Confíe en Fager 

Nuestra especialización y atención a los detalles siempre sitúan el bienestar del caballo en la vanguardia de nuestro diseño y es lo que hace que nuestras embocaduras sean realmente únicas en el mercado ecuestre actual.

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN

Sea el primero en conocer los nuevos productos y ofertas 

SÍGANOS

@Fagerbits
@Fagerequestrian
fager-au-logo-white_1200x1200
Spain / EUR